La rentabilidad del trasvase Tajo-Segura cuestionada

image

Dentro del ciclo ‘Investigando el Tajo’, el profesor de Economía Aplicada Enrique San Martín, presentó el único análisis económico completo del trasvase desde que empezaron las obras.

Luis Enrique Espinoza Guerra
1/03/2014 – 11:18h artículo publicado en www.eldiario.es

Enrique San Martín, profesor de Economía Aplicada de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), ha presentado las conclusiones de su tesis doctoral, centrada en el análisis Coste Beneficio del Trasvase Tajo-Segura, dentro del ciclo de conferencias “Investigando el Tajo” organizado por el Grupo de Investigación de la Universidad de Castilla-La Mancha “El río Tajo, hacia un enfoque holístico  de sus problemas y soluciones”.

La tesis del profesor San Martín es el único análisis económico completo del trasvase, realizado desde su entrada en funcionamiento. En este Análisis Coste Beneficio se tienen en cuenta, además de los costes del trasvase y el postrasvase, y esta es la gran novedad, los costes del pretrasvase y los costes de transformación en regadío. La inclusión de estas partidas de coste, que tradicionalmente han sido omitidas del análisis, así como la utilización del coste de oportunidad para valorar el agua de abastecimiento urbano, le dan un vuelco a la rentabilidad de una de las mayores infraestructuras hidráulicas del país, cuestionando su supuesto interés general, tal como destaca la Plataforma en Defensa del Tajo que ha puesto a disposición de los interesados el contenido de la conferencia en este enlace: http://www.youtube.com/watch?v=8BWo9He7Gj4
San Martín sostiene que, al final del periodo de amortización de 50 años, en el año 2031, el Trasvase podría estar arrojando pérdidas de casi dos mil millones de euros que estamos pagando todos los españoles para beneficio subvencionado del Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura y a la Mancomunidad de los Canales del Taibilla, que son quienes reciben los réditos de tantos hidro-mitos, interesadamente creados, como el del déficit hídrico y el de la correspondiente tergiversación de la palabra solidaridad.

Para el profesor San Martín, la magnitud del resultado obtenido cuestiona de forma clara la rentabilidad económica de las grandes obras hidráulicas, tenida como dogma de fe desde finales del siglo XIX y que continúa siendo usada para justificar más embalses y trasvases en pleno siglo XXI.

Artículo publicado en www.eldiario.es

Anuncios